UP

-     Escrito por canguro

El futuro de los teléfonos prepago

Fueron la modalidad más demandada en los inicios de los teléfonos móviles. Nos referimos a los teléfonos prepago, es decir,  aquellos por cuyas llamadas y mensajes no pagamos a través de un contrato, sino mediante una tarjeta prepago.  El proceso es simple. Tenemos el móvil pero para poder utilizarlo hay que comprar también una tarjeta. Al comprarla, estamos adelantando el pago del consumo que haremos con el teléfono. Y cuando el saldo se acaba, tenemos que volver a recargar la tarjeta, y pagar de nuevo por adelantado, para poder seguir llamando y  mandando mensajes.

El prepago fue el comienzo de la telefonía móvil personal

moviles-evolucion

Cuando los teléfonos móviles irrumpieron con fuerza en nuestra vida, casi todos optamos por teléfonos de tarjeta prepago. De hecho, es muy posible que tu primer móvil fuera de prepago. Sin embargo, ahora, son pocos los que optan por esta modalidad, sobre todo porque los móviles cada vez incluyen más servicios, no solo las llamadas y los mensajes, y muchas veces nos resulta más cómodo contratar una tarifa en alguna compañía y pagarla a través del banco de forma domiciliada.

No obstante, sigue siendo una alternativa interesante que nos ofrece ventajas en ciertas situaciones. Basta con echar un vistazo a los teléfonos prepago que aparecen en el amplio catálogo de la operadora T-Mobile para darnos cuenta de que podemos adquirir los mejores modelos y también los más nuevos a precios muy asequibles. Si optamos por un móvil de tarjeta prepago nos pueden salir muy económicas hasta las versiones más novedosas. Es cuestión de encontrar una buena oferta.

prepago-sim

También es cierto que este tipo de teléfonos vienen muy bien si, por ejemplo, viajamos al  extranjero y no queremos contratar ninguna tarifa con alguna compañía de telefonía móvil para realizar llamadas o mandar mensajes, especialmente si nuestros contactos no viven en el mismo país desde donde utilizamos el móvil. En estos casos, es muy recomendable optar por un teléfono de prepago e ir recargando la tarjeta prepago cada vez que se nos termine el saldo.

 

Eso sí, la seguridad es tan importante en estos móviles como en los de contrato. Por eso, ya hace años que la ley obliga a las compañías a registrar cada una de las tarjetas de prepago que se venden y a quien la compra. Es una forma de localizar la tarjeta y, sobre todo, a la persona que la utiliza. El objetivo es evitar que estos teléfonos se empleen con fines poco éticos.

Algunos creen que los teléfonos prepago tienden a desaparecer, pero lo cierto es que no siempre nos damos cuenta de lo útiles y económicos que nos pueden resultar. En algunos países, incluso son la opción preferida por los consumidores. La única condición de estos móviles es que hay que pagar antes por usarlos pero, eso sí, nunca pagaremos de más por sus servicios.